De porqué las prefiero rubias…

ultramarine_sexy_nude_teen.jpg   ugly_nude_teen.jpg

Ser libre es, básicamente, poder elegir.

Y esta capacidad yo la trato de ejercer en todo.

   

Es cierto que requiere de hacerse responsables de las propias decisiones y actos, pero créanme que las ventajas son inigualables…

 

Hace unos días almorcé con un amigo, ex-compañero de trabajo, que aún sigue allí. Firme en su “carrera de ratas”.

 

La conversación se fue derivando a que era de nuestras vidas, y de ahí, necesariamente, a lo que cada uno está haciendo.

 

Hablamos un poco de la compañía (sí, sí… de mi ex-lugar de trabajo…), y después de ponerme al tanto de los últimos chismeríos (quién le puso el codo a quién, quién se fue para arriba, a quién postergaron injustamente, etc.), la charla se derivó a lo que me dedico en estos días.

 

Sí. Te pesqué!!! Pensaste “A nada”…

Y tenés razón. A nada, entre nosotros, que sabemos lo que buscamos.

 

Pero para alguien todavía enceguecido con la “carrera” hay que tener un discurso tranquilizador (para evitarle angustias existenciales, vió ?).

Entonces, para él soy un “Inversor”.

Ah… Me dijo. Que bien!!! (Sinceramente, el que bien le salió con una mezcla de compasión – pensando que quizás me debo estar muriendo de hambre – y envidia – pensando, con su otra mitad psicológica, en que mi bronceado delata que tan mal no la debo estar pasando, y que además nunca volví por allí a pedir nada, lo cual implica que mal no me debe ir).

 

Pero, vieron como es la naturaleza humana… En seguida (quizás para sacar tema de conversación) comenzó a opinar sobre los mercados, y sobre inversiones.

 

Y es cierto… trabaja en la industria financiera. Pero es un ejecutivo del sector de Cuentas Corrientes… no del área de Inversiones. Pero, en fin… opinó igual.

Bueno. La cuestión es que después de preguntarme que opinaba de los mercados, las bajas en el mundo, etc., etc., etc.

 

 (ahí me mató, porque puse mi mejor cara de poker, y le dije que sinceramente no tenía la menor idea, eliminando toda posibilidad de que me viera como un posible Gestor de sus Inversiones… Menos mal que no me dedico a eso, para lo cual hay que saber poner cara de Gurú y adivino!!!), me dijo:

– Seguro que tenés unas cuantas acciones del Banco.

– No. – le respondí.

Se hizo un silencio profundo.

 

– Me vas a decir que vendiste todas las acciones y opciones que el Banco te fue dando durante años ? – Preguntó, desafiante.

– Obvio. – respondí nuevamente, en forma lacónica.

 

Nuevamente bocinas, y conversaciones en nuestro derredor invadieron el silencio que se generaba.

– La verdad no te entiendo! Si esta es una empresa global y sólida y con una cotización que viene subiendo en los últimos meses.

Viendo que no podía evitar lo inevitable, me vi obligado a responder. 

 – Sabés lo que pasa, Román ? Yo sólo invierto en empresas de valor.

Me miró feo. No sabía que todavía tenía tan puesta la camiseta. Y, evidentemente, se sintió agredido.

 

– Y que ? Me querés decir que esta no es una empresa de valor !? Refutó con ironía.

– No. No lo es. – le respondí.

Y proseguí:

– Una empresa de valor, independientemente de su cotización bolsa, es una empresa que tiene una ventaja competitiva durable.

Dicho en otras palabras, es una compañía que no se comoditiza.

 

Un banco, cualquier banco, hace absolutamente lo mismo. Toma dinero, y lo invierte (ya sea otorgando créditos o respaldando emprendimientos) . Eso es un “commodity”. A la larga, todos compiten por los mismos clientes, y si se intentan diferenciar por lo mismo que los demás, entran en una guerra que tiene un único resultado: el desastre colectivo.

Los márgenes se erosionan y las rentabilidades caen. Los inversores, que no son tontos, ponen su dinero en otras empresas más rentables, y a la larga, el precio de las acciones caen estrepitosamente.

El único diferencial real de una empresas de servicios (y un Banco lo es. Es una empresa de Servicios Financieros) es su verdadero activo: Su gente.

Lo único que cuenta, en definitiva, es el resultado de su creatividad, pasión en lo que hacen y servicio al cliente.

 

No sólo que esta compañía ha dejado de atender bien a sus clientes (te recuerdo cuando se tomó la decisión de reducir los cajeros de las sucursales para abaratar costos y obligar a la gente a hacer colas enormes), sino algo mucho mas grave: Ha dejado de valorar a su gente. De motivarlos. De dejarlos crecer y aportar.

No olvido – le dije – cuando tenía que mantener discusiones fuerte, para defender a uno u otro ejecutivo valioso, cuyo único pecado era pensar distinto. La nefasta respuesta de la Dirección General era: “Hay otros lugares de trabajo. Que se vayan”.

 

Esa fue una luz roja. Ahí entendí que, en algún momento, ese podía ser yo. Y si hay una cosa que nunca estuve dispuesto a sacrificar, fue mis ideas.

Y, Román, aunque no lo creas, somos libres.

Podemos elegir.

 

El mercado es diverso, y mis recursos son limitados.

Y yo elijo. Elijo en que empresas confío a largo plazo. En cuales creo que voy a obtener rentabilidad, pero además con las cuales me siento orgulloso de poseer aunque no sea más que una sola y miserable acción.

 

No es el caso del Banco.

Y en un mundo libre, donde hay diversidad y posibilidad de elegir,

Yo las prefiero rubias.

 nude_teen_blonde_05.jpg

Buen trading

Gustavo 

 morpheus-sunglasses.jpg

  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: