La poderosa palanca del Coach

En el libro de Robert G. Allen y Mark Victor Hansen, “Millonario en un Minuto”, aparece la siguiente cita de un Proverbio Chino:

“Una sola sobremesa con un sabio equivale a un mes de estudio entre libros”.

Un “coach” no siempre es un sabio, en el sentido amplio de la palabra, ni tampoco sé si la relación de economía temporal es exactamente la indicada.

Pero sí creo que si tomamos “sabio” como alguien que “sabe” por experiencia, un coach puede estar, entonces, incluído en esta categoría.

Y sí coincido con los autores en que “poca gente alcanza gran éxito sin mentores personales, por eso los necesitamos”.

Yo los tuve, y el apalancamiento fue enorme.

No sé si no hubiese llegado al mismo punto. Lo que sí sé es que me hubiese demandado muchísimo más esfuerzo, y muchísimo más tiempo.

En primer lugar, el Coach tiene una perspectiva más amplia. Es objetivo. Puede mantener una visión desapasionada del proceso que está facililtando.  Y en temas financieros – donde hay un peso tan grande de las emociones (sobre todo de la codicia y el miedo), el aporte de la objetividad es muy importante.

Además si consideramos que experiencia y tiempo ayudan a obtener cierta sabiduría, entonces es indudable que el Coach puede transmitir su experiencia y ahorrar mucho tiempo. O sea, transfiere sabiduría.

El Coach, adicionalmente, facilita el proceso de aprendizaje. Llena vacíos de conocimiento que sí o sí deberían llenarse, y tratar de hacerlo por uno mismo es factible, pero a un precio muy alto (esfuerzo, tiempo y una inversión psicoemocional importante.

El buen Coach ahorra, por otra parte, muchos golpes. Esto, claramente, puede definirse como una reducción del riesgo significativa. El Coach ya logró hacer lo que nosotros ahora intentamos, y su experiencia nos puede ahorrar muchos dolores de cabeza.

Y si lo anterior fuera poco, el Coach provee contención y apoyo. Transmite confianza. Regula la ansiedad porque conoce los tiempos y el esfuerzo que demanda el proceso. Es como un guía que ya conoce una travesía en medio del desierto, mientras que nosotros, los que lo cruzamos por primera vez, sólo vemos arena, y más arena.

El caso de nuestro maestro, Warren Buffett, es emblemático.

Conoció a Ben Graham a través de su libro, “El Inversor Inteligente”, y se anotó en la Universidad de Columbia  en la que Graham enseñaba. Fue a sus cursos, e insistió, tras graduarse, en trabajar – gratis – en el partnership de Graham.

Fue rechazado durante tres años, hasta que logró ser admitido, y a partir de ahí absorbió todo lo que pudo de su mentor, y luego hasta perfeccionó su sistema adaptándolo a su tiempo, ya que muchas cosas eran imposible ya de realizar (por ejemplo encontrar oportunidades Net-Net).

Luego de dos años de aprender de su Coach, regresó a Omaha, y fundó su partnership. Lo que siga es ya historia, y hasta leyenda. Cién dólares convertidos en miles de millones.

Casi todos los que logran el éxito tuvieron su “coach”. Algunos varios.

Yo, por ejemplo, no me hice de un repollo. Tengo un enorme reconocimiento hacia varias personas que, en diferentes puntos de mi vida, fueron mi guía, y me transmitieron generosamente su saber.

La palanca del “Coach” es enorme.

Es un equipo orientado solo al éxito del “coachee”.

El buen “coach” ya está hecho. Sólo obtiene un gran placer y una gran satisfacción en devolver al Universo lo que este, alguna vez le ha dado a él.

Enjoy.

Gustavo.

Etiquetas: , , ,

4 comentarios to “La poderosa palanca del Coach”

  1. anto75 Says:

    La palabra “llave” es GENEROSIDAD

    Afortunado es quien encuentra un generoso mentor en su camino ,

    busque lo que busque.

    Gracias por tu generosidad, Gustavo.

    Antonio

  2. freedombanker Says:

    Una vez más Antonio, gracias a vos por tu generosidad.

    Es un verdadero placer habernos encontrado en El Camino.

    Abrazo fuerte

  3. sentires Says:

    Siempre busco entre tus posts en cuál de ellos puedo dejar un saludo y al mismo tiempo, el comentario alusivo ya que no es necesario usar el blog a modo de chat o mails personales, no, eso no.
    Y hoy te encuentro en este, que para no salirse del estilo que te es propio, tiene doble mensaje.
    Me quedo con ya sabes cual.
    Del otro no entiendo mucho, para eso estás vos -y para lo demás también-
    Abrazo beso grande así.
    Vivi

  4. freedombanker Says:

    Sea como sea, que lindo tenerte con nosotros…

    Beso grande.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: