Las maravillas de la Web…

Ultimamente vengo leyendo y escuchando muchas críticas a la web.

Nunca faltan los agoreros (Sí. Exacto. Del mismo estilo de los que hacen algunas semanas decían que el mundo se acababa, y que el SPX iba a caer otro 50% más) que comienzan a inventariar los perjuicios que está ocasionando Internet a nuestras nuevas generaciones. Y se rasgan las vestiduras.

Aislamiento. Falta de profundidad analítica. Incapacidad de focalizarse en un tema, por los efectos de “navegar”, y terminar interesados en cualquier cosa menos en lo que se buscaba. Poco rigor de las fuentes de los contenidos. Etc., etc., etc.

Nada difererente a lo que alguna vez se dijo del teléfono, la televisión, el cine, y, por qué no, la computadora.

Sin embargo, la Web en algunos aspectos es una gran maravilla. Es mi humilde opinión.

La posibilidad de que la gente – sí, gente, personas…! seres humanos – pueda conectarse, conocerse, aunque sea virtulamente, y brindarse (o, palabra mágica, brindarse – dar, servir a otros, ayudar!), es una GRAN M-A-R-A-V-I-L-L-A.

Claro. Se encuentra de todo. Como en todos lados, señoras y señores. Ni más. Ni menos.

Pero el poder de la virtualidad es enorme.

Y, por qué lo digo ?

Porque algunas cosas me emocionan.

Hace tiempo vengo siguiendo el blog de Eduardo Remolins, “El economista en piyama”.

Eduardo, ya lo he dicho muchas veces, y por diversas razones, es un grande.

La calidad de los contenidos de su blog y la generosidad con que los brinda son increíbles.

Pero no es esto lo que me emociona.

Lo que me emociona es ver el impacto que está teniendo este “dar” de Eduardo.

No me extraña porque su coherencia se respira claramente, y lo que se hace con coherencia da sus frutos.

Pero me emociona ver que muchos no lo están desaprovechando, y que Eduardo, gracias a la Web, está logrando “darse”  a borbotones, y va dejando huella, y profundo.

Eduardo no empezó en la Web. Solo basta ver su CV para darse cuenta de su trayectoria.

Pero podría haber usado la web para rentabilizar su CV. Y prefirió no hacerlo.

Por qué ? No lo sé. No lo conozco tanto. Pero me animo a adivinar que se trata de lo que transmite: “Hacer lo que le gusta”.

Y le gusta enseñar. Brindarse. Transmitir. Abrir cabezas y engendrar entrepreneurs. Y le gusta hacerlo…, también, vía web.

A la pucha ! Si eso no es una maravilla, ¿qué lo es?

Eduardo, por lo que comentan, tiene la misma humildad en sus seminarios, sus clínicas, sus posts y sus respuestas a los comentarios.

Y su generosidad ? En su blog publica, sin mezquindad alguna, todo el material que usa en sus presentaciones. Nada de prender el “misteriómetro”.

Al mejor estilo Warren Buffett.

Eduardo Remolins. Un Maestro. Un grande. A solo un click de distancia.

Qué maravilla, la Web… !!!

Enjoy him !

Gustavo

morpheus-sunglasses.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: