El fútbol y la irracionalidad argentina

Ayer se enfrentó la selección argentina de fútbol con la de Paraguay.

Y más allá del resultado (merecido triunfo para Paraguay 1-0), el partido despierta (al menos a mí) interesantes preguntas.

La primera es, ¿pueden jugar tan mal jugadores que forman parte de los más prestigiosos equipos del mundo, que cobran fortunas por hacerlo, y que, además, son aclamados como los “mejores”?

La segunda, más difícil de responder: ¿ Pueden los 11 jugadores profesionales que se encuentran en un mismo momento en un campo de juego, que forman parte de los más prestigiosos equipos del mundo, que cobran fortunas por hacerlo, y que, además, son aclamdos como los “mejores”, aparecer tan confundidos, tan desorientados, tan erráticos, tán imprecisos hasta en los pases, centros, etc. ? ¿ pueden ni siquiera hablar entre ellos ?

La tercera, más difícil aún: ¿puede un equipo que está conformado por algunos de los mejores jugadores del mundo jugar un fútbol desesperado, con centros a la montonera, con infinidad de pases “regalados” al rival, que sería una vergüenza hasta para cualquier equipo de potrero ?

Después de meditarlo, (solo un poco, lo reconozco) arribo a la conclusión de que así como cada país tiene los gobernantes y dirigentes que se merece, cada país tiene los dirigentes, técnicos y jugadores de fútbol (y agregaría – hinchas y barrasbravas)  que se merece.

Y el seleccionado de fútbol argentino, conformado por las mismas estrellas y goleadores, que descollan en America y Europa, tiene, evidentemente, la performance que se merece, con la conducción que se merece, los jugadores que se merece, y los hinchas y barrasbravas que se merece.

Lo de ayer, más allá de lo desastrozo del partido (por parte de la Argentina todo fue MALO. MALÍSIMO! Y hay que dar gracias a Paraguay de no haber hecho 4 goles más…), lo que invita a reflexionar es sobre las causas… porque con la misma materia futbolística, algunos equipos hacen maravillas, y este seleccionado no genera nada, pero nada de nada, bueno.

No es diferente, quizás, a lo que logra hacer un país  generoso en recursos, con gente que fuera de él se destaca sin problemas, y con grandes extensiones. Pobreza. Desocupación. Inflación. Una crisis política tras otra. Conflictos constantes. Dictaduras. Democracias lamentables.

Irracionalidad pura.

Ahora, ¿ algún día, alguien tendrá la humildad de entender de que los que conforman un país tienen algo que ver con los resultados ?

¿ algún día, alguien tendrá la humildad de entender de que los que conforman un equipo – dirigentes, técnicos y jugadores  – tienen algo que ver con los resultados ?

Hasta entonces, veremos sin extrañarnos, cómo los demás prosperan, y seguiremos – con la melancolía tanguera característica – añorando aquellos tiempos pasados de gloria, y echándole siempre la culpa a todo lo que sea posible, para eludir la responsabilidad acerca de la propia incapacidad, estupidez y/o irracionalidad.

Enjoy.

Gustavo.

morpheus-sunglasses.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: