Cuando un banquero suizo olvida su esencia

Si hay una cosa esencial por la que los bancos de Suiza se hicieron legendarios, y la gente coloca allí su dinero es por la tradición, celosamente preservada, aún a nivel legislación y gobierno, de preservar ante todo la confidencialidad de los datos bancarios, tanto a nivel de transacciones como de cuentas.

Y si bien es cierto que desde hace un tiempo, y por los grandes cambios que sufren nuestras sociedades (narcotráfico, lavado de dinero, terrorismo, etc.) el “secreto bancario” suizo estaba condicionado a que no existiera una causa legal que obligara al gobierno suizo a solicitar el levantamiento de este “secreto”.

Hasta ahora esto venía funcionando bien, y no por casualidad muchos preferían pagar altas comisiones y fees a fin de tener su patrimonio en un país absolutamente orientado a esta industria, y de la cual su economía se alimenta significativamente.

Pero, como bien sabemos, el diablo siempre mete la cola. Y sumado a la ambición del hombre, las cosas se complican.

UBS

El legendario banco UBS fue denunciado de convencer a ciudadanos americanos de abrir cuentas “secretas” en suiza, y evadir impuestos.

Y allí se pudrió todo.

El gobierno de USA (a través de sus sabuesos del IRS) detectó diversas maniobras de fraude, y obligó al banco UBS a suministrar nombres y datos de ciudadanos norteamericanos que estaban ocultando ingresos a través de esquemas que usaban el “secreto bancario” suizo.

Resultado: El “secreto bancario” suizo, tan custodiado por años y años, se debilitó en pocas semanas, y el UBS, en particular, perdió mucha de su credibilidad, al entregar, con muy poca resistencia, a sus clientes leales, luego de haberles ofrecido servicios, con una supuesta garantía de “secreto bancario”.

La emigración masiva de capitales, hasta hace poco, leales al UBS, a otros bancos que ahora aparecen más seguros (aún cuando no tengan tanto renombre) no se hizo esperar.

En el tercer trimestre los clientes norteamericanos del UBS retiraron nada más ni nada menos que u$s16200 MM.

Para que se tenga una idea de la magnitud de esto, es casi el 10% de los u$s165000 MM,  que el total de los clientes globales vienen retirando desde comienzos del 2008, y si tomamos en cuenta que sus activos al 31 Dec 2008, eran de u$s 1,908,635,197,000, la suma no deja de ser menor (casi un 1%).

En fin. La misma historia de siempre.

Codicia. Ambición desmedida. Deslealtad. Prometer lo que no se puede cumplir con seguridad.

Esto es lo que ocurre, cuando un banquero suizo olvida su esencia.

Como dice, sabiamente, Warren Buffett: “Construir una reputación, lleva toda una vida. Destruirla, puede tomar solo unos segundos de irresponsabilidad”.

Enjoy.

2 comentarios to “Cuando un banquero suizo olvida su esencia”

  1. David de la O Says:

    La perdida de principios es algo muy preocupante, pero más aún en personas (o en este caso: instituciones) que han hecho de esos principios una forma de vida (además de un negocio).

    En fin, estas historias refuerzan los (principios) míos propios. Siempre hay que ver el lado positivo… o al menos intentarlo ¿no?

    Saludos desde mentemillonaria.es

  2. freedombanker Says:

    Hola David !

    Totalmente de acuerdo.

    Tanto en la moraleja, como en verle el lado positivo (siempre lo hay).

    Excelente tu blog, como siempre !

    Gracias por compartir el Camino.

    Abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: