12 Feb 10: Cuando se hace lo que hay que hacer

Summertime. And the living is easy…

Las chicharras cantan, y el clima invita a relajarse y disfrutar del verde y de la refrescante piscina, mientras uno entra en clima para la playa.

Sinceramente, ya venía preparando mentalmente el post de hoy, que se focalizaría en las nuevas medidas de China (aumentó nuevamente los encajes bancarios), y del anémico crecimiento de la Comunidad Europea, que fustigaron al Euro (tocó un nuevo mínimo frente al dólar), y de la fuerte caída de los futuros del SPX que, con una nueva muestra de irracionalidad (donde quedó el rally de ayer???) indican que hoy, probablemente, habrá fuertes movimiuentos, pero en sentido contrario.

Sin embargo, mientras, luego de leer los diarios locales (Uruguay),  hojeaba los diarios argentinos, y veía entre las deprimentes noticias (La presidenta argentina citando a Cervantes con “Ladran Sancho…” – Por lo menos sus asesores deberían estar al tanto del tremendo error de atribuirle esa frase -, un baterista de los Callejeros que quemó a su esposa, acusaciones cruzadas entre los políticos, amenazas piqueteras, aumento de los precios de la carne… etc, etc, etc… pobre Argentinian Psycho, cada vez peor!), resaltó un título con buen “gancho”: “Si lo tuviese que volver a hacer, lo haría”.

Y allí se dirigió mi lectura.

Muchas veces, intentando intelectualizar las cosas, se me pregunta sobre el Zen, y específicamente sobre “Qué es una Mente Zen¨?”.

Y hoy voy a poder ilustrarlo sin necesidad de muchas palabras.

Por supuesto, en medio de tanto desprecio por la vida, tan poca solidaridad, con un egoísmo cada vez mayor, y donde el “no te metás” cada vez va ganando más y más terreno, podríamos detenernos en los aspectos morales, y éticos.

Y, sin dudas, los méritos en este sentido son muchos, y es una excelente noticia ver que, a pesar de todo, queda gente buena, simple pero buena (¿acaso hay que tener un doctorado o ser millonario para salvar una vida?), que no duda en arriesgar su vida para salvar la de los demás.

Pero para resaltar esto ya está la noticia original, y puede leerse aquí.

A lo que yo me quiero referir, y destacar, es a la Mente Zen.

Esa que actúa sin vacilar. Esa que no duda, y desde la cual la acción es directa. Sin temor. Sin cálculos. Sin límites.

Y desde ella, no caben dudas – y las imágenes son elocuentes, una vez más (hay millones de historias como esta) – las infinitas fuerzas de nuestra Verdadera Naturaleza fluyen sin ningún estorbo.

Solo en ese ínfimo instante se ES, y se HACE LO QUE SE DEBE HACER.

Ni el heróico protagonista sabe bien como lo hizo. Arriesgó su vida, sin pensar en sus 3 hijos de apenas unos años, ni en su mujer, ni en nada.

“En ese momento, no pensé en nada, se me nubló la vista y la mente”, recuerda José Luis Medrano, apodado “Chegüí”, a quien ahora le cambiaron su apodo por el de “Superhéroe”.

Esta es la Mente Zen.

Más allá de las palabras. Esencial para alcanzar la Libertad Absoluta.

Mercados. Trading. Inversiones. Emprendimientos. Terapias Intensivas. O, simplemente, frente a las vías de un tren, que amenaza la vida de un desconocido…

Veanla por uds. mismos.

Y estudienla minuciosamente.

Enjoy.

Gustavo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: