15 Jun 10: El Aparente Random Walk

No por nada hace algunos años (de hecho ya unos cuantos), algunos académicos tomaron renombre denominando “Random Walk” (“Caminata Aleatoria”) a los movimientos de precios en los mercados financieros.

Uno de ellos, incluso, lo comparó con los movimientos espasmódicos de una cucaracha en una pared.

Un paso arriba, dos abajo. Tres arriba, siete abajo. Dos arriba. Cinco arriba. Tres arriba. Uno abajo… etc, etc.

Y esta, luego, fue la base del predominio, durante muchos años, de la Teoría de los Mercados Eficientes.

Según esta, los mercados siempre (es decir, en todo momento) incluyen toda la información disponible. Y nadie puede obtener ninguna ventaja. Todos los participantes cuentan con la misma información, y las mismas posibilidades de acceder a un “price = fair value”.

Por supuesto, y aunque aún existen algunos adeptos fanáticos de estas teorías, hace tiempo quedó demostrado que estas aseveraciones (que en su momento implicaron un Premio Nobel) eran absolutamente ridículas.

No solo que varios seguidores de estas teorías no ganaron dinero, y algunos perdieron fortunas, sino que otros, contrarios a estas, demostraron que si se pueden obtener beneficios que superan los rendimientos medios (índices), en forma consistente y sostenida (Warren Buffett es uno de ellos).

Pero lo cierto es que sin entender algunas cosas esenciales de los mercados, a simple vista, los movimientos de precios parecen un movimiento aleatorio.

No entender el porqué de esto implica no entender la función de los mercados. Y no entender la función de los mercados es una buena luz de alerta de que uno está en una actividad que no comprende ni domina. Y pretender vivir de algo que uno no domina es tan irracional como pasarse la vida esperando sacarse la lotería de Fin de Año.

Es cierto, mientras tanto puede ser divertido, y generar la ilusión de que uno podrá hacerse (las historias seductoras como “cantos de sirena” abundan) millonario de la noche a la mañana.

Pocos advierten de esto a los recién llegados a esta actividad. Y no es casual: Wall Street (y sucursales) vive de los ingenuos e inocentes que día a día arriban al Casino con nuevas ilusiones, y los bolsillos llenos y listos para contribuir a la supervivencia de la Banca.

Genuinamente se podrá argumentar que si uno no prueba y participa, no aprenderá nunca. Es cierto. Pero el costo es altísimo, y la probabilidad de éxito muy pequeña.

No es de interés de muchos develar los grandes y sagrados secretos de Wall Street. Por el contrario.

Como siempre dice nuestro Maestro, Warren: “Si no sabes quién es el ¨punto¨ en una mesa de póker, es porque el ¨punto¨ eres tú”.

Enjoy.

Gustavo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: