23 Ago 10: La Noche Oscura del Trader

Un trader (sea hombre o mujer) es un ser humano.

Partimos de esta premisa, y certeza lógica.

Es cierto, se dedica a una actividad muy particular. Debe tolerar el riesgo. Debe sentir pasión por lo que hace. Caso contrario, se “quemará” muy rápido. Pero no deja de ser un humano.

Y los humanos tenemos una mente muy particular. Muy orientada al éxito o al fracaso. Muy centrada en proteger nuestros egos.

Es allí donde surge un gran problema. Que no deja de ser común a todos los humanos, pero en el caso de los traders se agrava. Porque se convive con el riesgo. Y hay que estar muy dispuesto a que las cosas no salgan como creemos que van a salir, o que pueden salir.

Por un tiempo, cualquier ser humano puede autoconvencerse (consciente o inconscientemente) de cualquier cosa. Esa es la gran función de nuestra pequeña mente.

Períodos donde todo transcurre apaciblemente, y todo parece funcionar bien.

Pero la vida se encarga de garantizar que esto no durará mucho tiempo. Para eso la vida es cambio. Y lo que cambia no puede durar para siempre.

El trader lo experimenta a diario.

Lo que ayer era una suba, hoy es una baja. Lo que ayer era ganancia, hoy puede ser pérdida. Y estos cambio, por un tiempo, se asimilan, y uno se familiariza con ellos. Siempre y cuando nuestra pequeña mente nos diga que todo está “bajo control”.

Pero un día las cosas dejan de funcionar. Las tendencias dejan de tender. Y los sistemas de “Trend Following”, exitosos por meses, empiezan a hacer agua, y generan pérdidas y más pérdidas.

O los sistemas que son tan rentables en épocas donde el mercado no va a ninguna parte, un día, con un fuerte movimiento que marca el inicio de una importante tendencia en el tiempo, empiezan a hechar por la ventana ganancias de meses o años.

El trader pierde su equilibrio. Trastabilla. Entra en el desasosiego.

Primero, el proceso es leve. Duda. No tiene la confianza necesaria para abrir posiciones significativas. Teme perder. No quiere equivocarse.

Luego, con la casualidad (o causalidad) de uno o dos movimientos importantes del mercado en su contra, el trader comienza a desmoralizarse. Todo parece irle mal. Pareciera que los precios cobraran vida, y estuvieran decididamente en su contra. Mr.Market conspira contra él.

En general, el nivel de angustia está altamente correlacionado con la experiencia del trader.

Pero nadie que haga trading en serio, y por años, ha dejado de pasarlo. Porque tarde o temprano la Ley de Murphy aplica. Y las cosas que pueden salir mal, salen mal.

Y, ojo. No hablamos aquí de los “perdedores patológicos”. Esos que vienen a los mercados a deshacerse de su dinero por vaya a saber qué razón (como dice Ed Seykota: “Cada uno obtiene del mercado lo que desea” – consciente o inconscientemente). No. Hablamos de los traders que fueron, son y serán exitosos.

La diferencia no existe. La mente en ambos casos es la misma. La historia es solamente distinta. Unos sobreviven a esta “Noche Oscura” y los otros no. Unos aprenden de ella (sobre ellos mismos, sobre la vida y sobre el trading), y los otros no. Nada más.

La mente es nuestro mayor aliado, y, a su vez, nuestro peor enemigo. Y en el trading esto se hace muy, pero muy, evidente.

Nuestra pequeña mente nos permite pensar, y nos hace creer que las cosas son de una forma o de otra. Es la herramienta fundamental para garantizar nuestra supervivencia. Pero nos puede hacer sentir tan, pero tan, mal, que no es extraño que muchos traders terminen deprimidos, con infartos y ACV´s (por el estrés) y en caso extremos, hasta quitándose la vida.

La Noche Oscura del Trader es inevitable. Tarde o temprano, nos llega. Casi con la misma seguridad que la Muerte.

Poder seguir recorriendo la Senda del Trader (a mi humilde entender una de las vías iniciáticas por excelencia) uno debe poder trascender esta Oscura Noche. Sobreponerse. Liberarse.

Y he aquí la trampa: Esto casi nunca se logra con esfuerzo. Es un “click”. Una “fichita” que cae. Nada distinto que cuando la vida nos da un fuerte revolcón, y empezamos a ver las cosas desde otro ángulo.

Nada cambia, y todo es diferente. Ya nada se ve igual.

Para vivir a pleno, antes hay que afrontar la Muerte.

Para poder ser un verdadero Trader, hay que atravesar, aunque sea una vez, la Oscura Noche del Trader.

El SPX hoy levemente arriba. El VIX apenas encima de los 25.

A no olvidarse de disfrutar de la vida.

Life is short. Enjoy.

Gustavo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: