Archive for the ‘Contribuciones’ Category

Video Interesante

Mar 26, 2010

Nuestro compañero de ruta, Fernando Z., nos dice:

“Otro video en dos partes pero este es mas técnico (más o menos)…”

Y nos envía estos links:

Y agrega:  “No leí el libro pero me pareció interesante lo que dice.

Un saludo.”

Yo sí lo leí y es muy recomendable.

Gracias, Fernando, por compartir !

Enjoy.

El retorno de nuestro Sauna Manager: Belen Francese a Full

Mar 7, 2010

Luego de unas prolongadas vacaciones, y con nuevas energías, nuestro Sauna Manager, El Pájaro que Bebe, nos regala una entrega imperdible de Belen Francese, directo de la Playboy de Marzo 2010.

A disfrutarla.

Gracias, Don Pájaro, y Welcome Back !

Enjoy.

Gustavo.

La dura vida de un Day Trader

Feb 10, 2010

A pesar de la invasión de libros y cursos on-line que incentivan a quienes se inician en las lides de los mercados a hacerse millonarios con el Day Trading, la vida de un Day Trader es dura.

Es cierto, y se pone el énfasis en ello: Un Day Trader se va a su casa “flat”. Es decir, con ninguna posición abierta.

Y esto se subraya como virtud, por la cual un Day Trader duerme tranquilo.

Claro. Duerme tranquilo si durante su “Day Trading” no perdió hasta la camiseta.

Por supuesto, y lo he visto hasta el cansancio, los numerosos libros y cursos titulados al estilo “Day Trading para todos” o el clásico “Hazte rico con el Day Trading”, o, incluso, “Haz del Day Trading tu negocio”, presentan solo los ejemplos donde todo parece tan fácil. Casi que un niño de 10 años podría detectar una tendencia en la apertura, seguirla, y sacar unos miles de dólares por día, sin casi esfuerzo ni riesgo.

Pero, ya lo sabemos (o, al menos, así lo espero), la vida no es tán simple.

Además de la Ley de Murphy, nada es tán simple (ni tan fácil como soplar y hacer botellas). Sacarle al mercado, consistentemente, unos puntos por día, merece mis respetos.

Veamos un ejemplo.

Un ejemplo fresquito del día de hoy.

El SPX cerró  +13.78 puntos, y los medios hablan de rally.

Así que un Day Trader, supuestamente no debería haber tenido problemas para juntar hoy el dinero con una pala. No ?

Ok. Pues veamos.

Para empezar, la señal en el ejemplo se disparó a las 4 am de estas latitudes (o sea a las 2 am EST). Es que un Day Trader debe estar todo el día de guardia ?

Si es así, entonces es un Day & Night Trader. Y ya no es lo mismo.

Pero, para facilitar el análisis, supongamos que logró abrir su posición al mismo instante de la señal, y compró los e-minis del S&P500 alrededor de los 1060.50.

Muy bien. Se despierta, desayuna, y mientras mira su monitor ve que todo va bien.

A pesar de las oscilaciones nocturnas, su posición sigue  aún siendo ganadora.

Nuestro Day Trader, como ha hecho los deberes (y debe justificar lo que ha gastado en libros y cursos) tiene puesto un loss stop order (digamos que originalmente en 1059.50), que intentará ir ajustando, en la medida que el mercado se mueva a su favor, para ir capturando su ganancia, y minimizar riesgos.

So far, so good.

Además le han grabado en su cabeza (y si no lo tenía claro, ya se ha dado unos buenos revolcones), que corte rápido sus pérdidas y deje que sus ganancias crezcan.

Muy bien. Y así, con convicción, se dispone a hacerlo.

Se sienta triunfal, con buen ánimo (le han dicho que la mentalidad es fundamental), frente a su monitor, y suena la campana.

Tiene ya una linda ganancia, pero de movida enfrenta un dilema: sube el “stop order” y lo ajusta como para no perder lo ganado, corriendo el riesgo de ser sacado temprano del movimiento, o lo deja “suelto”.

Mmmm… decide esto último. Al fin y al cabo, le enseñaron que el “dinero serio” se hace con los grandes movimientos.

Muy bien, entonces. Apenas abre el mercado (11.30 en el chart del ejemplo – hay 2 horas de diferencia con EST USA), ya Mr.Market lo desafía.

Los futuros del SPX que venían casi 8 puntos arriba, se desinflan, presentan un candle anémico, y después de varios minutos de oscilaciones (que lo ponen un poco ansioso a nuestro amigo Day Trader, y no es para menos… semejante incertidumbre no le hace bien a la salud de nadie) se vienen en picada (Reversión #1).

Cuando nuestro amigo ve la fuerza de esa baja, se enfrenta de nuevo a su eterno dilema: La disciplina ¿Si no, cuál?

Es tan fuerte la caída que está a punto de ser sacado de su posición (y haber perdido casi toda su ganancia), por lo que decide bajarlo un poco, y así de pronto se ve frente a una posición perdedora.

El mercado toma fuerza. El volúmen es intenso. Nuestro Day Trader se dice: “esto es un bull trap”, y revierte. Cierra su posición con una anémica ganancia de un punto, y revierte su posición a “short”.

Por unos minutos respira aliviado, y se congratula, mientras vuelve a ordenarse, colocar su “stop buy loss point”, etc.

No van ni 2 horas de su jornada y ya está exhausto. Es cierto, adrenalina tiene, pero está “short”, y no le gusta… su señal decía “Buy”, no “Sell”.

Se siente inseguro. Al fin y al cabo no está haciendo lo planeado.

Pero, bueno, al menos está con una pequeña ganancia.

Se relaja… y zas !!!

Miren ese “candle” ascendente. Asesino ! Una ascención de 10 puntos en menos de 15 minutos. Desafía la fuerza de la gravedad. Digna de un F18 (Reversión #2).

Nuestro amigo queda pagando. Su loss stop lo saca (por suerte !), y queda perdiendo (es decir, se esfumó su primera ganancia, y ahora tiene una leve pérdida). Está abatido. Su sistema estaba bien. Y ahora está out, y viendo como quienes siguieron la señal están ganando mucho dinero.

Ve asombrado la fuerza de este movimiento, y no puede sentirse bien. Se dice “Lo sabía ! La señal decía “Buy”, estúpido! Quién te manda a hacer cosas fuera del sistema !!!”

Se dice “No voy a perderme esto !”, y compra para entrar de nuevo. Digamos que lo hace en los 1066 (para lo cual suponemos tiene buenos reflejos).

Ve sorprendido como los precios se van al mismísimo cielo. Zummmm!

Se felicita a sí mismo. No sabe bien de qué, pero está felíz.

Sabe que no ha hecho nada bien, pero al menos en el papel está ganando casi 6 puntos. 7 puntos…. 8 puntos. Ha remontado su pérdida y está un poco arriba.

“Guauuuu!”… Piensa: “Esto se va a las nubes. Si es así, tengo que aprovechar”

Un Day Trader está limitado por el tiempo. Esa es, también, su desventaja.

Lo que no haga durante su jornada, se perdió. Al otro día “tábula rasa”.

Así que escala posiciones. Sin eso no hará una diferencia. El negocio del Day Trader es de volúmen. No de amplitud de movimiento.

Cuando termina de piramidar, el chart no le gusta.

Ese “shooting star” lo asusta… (Reversión #3)

Antes de que se decida, el mercado, desde la cima del universo – en los 1077, decide caer, hasta los 1074,  y cierra el candle ahí. “Mal augurio”.

Nuestro trader no se equivoca en sus miedos. Pero no puede revertir. Sería ir nuevamente contra el trend, y se prometió no hacerlo, y ser disciplinado. Además, como para confundirlo un poco más, Mr.Market vacila, y vuelve a escalar hasta 1075.75.

Pero el destino es inexorable. Los precios vuelven a caer en picada.

Chequea las noticias. Ve como el rumor del rescate de Grecia, que había impulsado los precios en ascendente vertical, ahora es desmentido, y todo se viene abajo.

El dólar, los commodities, todo.

Vuelve a ser sacado por su “loss-stop point”. Ya acumula 3 puntos de pérdida. “Evidentemente no es mi día”, piensa.

El mercado vuelve a remontar (Reversión #4), y vivorea hasta el final.

Ya no entra. Está demasiado “quemado con leche, y “ve la vaca y llora”.

Y es una buena decisión. Todavía lo esperaban dos reversiones más.

En el curso que hizo (cuyo precio no fue nada bajo) le repetían: “The trend is your friend”.

Pero, ahora, nuestro Day Trader, extenuado, frustrado e irritado, mira el “trend”, y le dice: “Qué friend ni friend… Un trend de mierda !!!”.

Y sí, amigo Day Trader. Un “trend” de mierda. Como la mayor parte de los días. Pretender que “Intraday” haya un “trend” perfecto, y que todos los días caiga “maná” del cielo, es una ilusión. Y las ilusiones en este rubro se pagan con dinero, y bastante caro.

El SPX subió +13.78, pero nunca eso es garantía de ganancias para ningún trader…!

Pero, entonces, ¿ Quién gana en esto ?

a. El broker del Day Trader. Llueva, truene, o haya sol, “ring caja”, él se lleva su comisión).

b. Los “locals” o “Market Makers”.Compraron y vendieron cada “stop” de nuestro amigo Day Trader, y revirtieron con “interesantes” ganancias.

c. Los autores de los libros y cursos. Muchos dirán que son unos “vivillos”. Otros dirán que son mucho mejores “hombres de negocio” que nuestro Day Trader. Al menos, más realistas.

d. Algún “Day Trader” con un poco más de fortuna y habilidad (concedámosle el beneficio de la duda) que el de nuestro ejemplo. Alguien puede haber agarrado las “Reversiones” y haber hecho dinero. Unos pocos, eso seguro.

Creían que era más fácil ? Pues no.

Dura la vida del Day Trader.

Esperemos se dé cuenta de cuál es su problema…

Enjoy.

Gustavo.

04 Feb 10: Tiempos modernos

Feb 4, 2010

Debo reconocer que soy un amante de los clásicos.

Y siempre, al menos desde que tengo recuerdos, lo fui.

Me resulta muy interesante (y no deja de sorprenderme) comprobar que “No hay nada nuevo bajo el sol”.

Para ello, nada como recurrir, en cualquier tema, a los clásicos, y evitarse el riesgo de  creer que uno puede, aún, inventar la rueda.

Aunque una de las frases que generalmente se impone en las charlas de café, y despierta apasionados debates, es “esta vez es diferente”, o su variación nostálgica de “todo tiempo pasado fue mejor”, cuando recurrimos a los clásicos no solo vemos la sabiduría enorme que ya en esos tiempos se había acuñado, sino que podemos comprobar que los problemas e inquietudes eran similares.

En el terreno de las finanzas, el legendario y sabio Bernard Baruch dijo: “Durante mis 87 años he sido testigo de una sucesión completa de revoluciones tecnológicas. Pero ninguna de ellas ha desplazado la necesidad de carácter en el individuo, ni de su habilidad para pensar”.

Cada tanto, por eso, me gusta leer y releer, y releer, a los clásicos.

Livermore, Von Mises, Adam Smith, Graham, y hasta, por qué no, Platón, Newton, Pascal y Pitágoras.

¿ Por qué no ir a las fuentes, en ver de conformarnos con las citas, además de disfrutar de las coloridas descripciones de tiempos pasados, que nos sirven de referencia para entender nuestro presente ?

Releyendo, el otro día, un maravilloso texto anterior a la Gran Depresión, uno puede volver a constatar como muchas cosas cambian (en realidad TODO cambia), pero la naturaleza humana sigue intacta.

El ser humano es, fue y será, basicamente el mismo. Cambian sus costumbres, su entorno, su problemática aparente. Pero no cambia  su naturaleza profunda: Sus pasiones, sus vicios y sus virtudes.

Tengo la suerte de hablar seguido con jóvenes que se aproximan por primera vez al terreno financiero, e intentan convertir una actividad especulativa (y entendemos “especular” por la capacidad de poder analizar en detalle una situación, e intentar rentabilizarla) en un medio de vida, y no deja de aparecer, una y otra vez, el conocido síndrome del “arte de soplar y hacer botellas”.

Son raras las excepciones, donde un individuo se aproxima al tema con humildad y cautela, entendiendo que dominar cualquier disciplina requiere mucho esfuerzo, y una dosis no menor de inteligencia, humildad y paciencia/tenacidad.

Una vez Jesse Livermore remarcaba la cantidad de gente que se acercaba a él, pidiéndole una recomendación rápida para hacer dinero en forma inmediata en los mercados.

Y, con justicia, se quejaba de que quienes lo hacían no eran ningunos idiotas, sino profesionales o funcionarios exitosos en sus ámbitos.

Se extrañaba que aún así,  sabiendo del esfuerzo que les había demandado obtener su “expertise” en sus propias especialidades, pensaran que se podía obtener dinero fácil y rápido. Que los mercados son un lugar donde nada demanda esfuerzo. Donde se obtiene algo de la nada.

Agregaba, para hacerlo más claro, que a nadie se le ocurría preguntarle a un cirujano un “tip” para aprender en unos minutos a operar a alguien de un riñon.

Y es verdad, existe la gran (en realidad la ENORME) ilusión de que en los mercados (sean estos de acciones, futuros, opciones, o inmobiliarios) es posible obtener jugosas rentabilidades en cuestión de días.

Como ex-ejecutivo y actualmente, como coach, no deja de asombrarme como los planes de negocio, sean de futuros emprendimientos corporativos o individuales, exageran la capacidad de obtener beneficios, y subestiman profundamente la necesidad de aprender un oficio, de desarrollar un mercado, de establecer una estructura y procesos de negocio, y de, finalmente, lograr obtener beneficios que justifiquen el riesgo y el esfuerzo.

Es así como en la mente del público, el inversor, o el trader, o el especulador son personas que solo deciden dedicarse a estas actividades, y, por arte de magia, obtienen enormes beneficios.

Aún hoy, después de años, me resulta muy interesante ver como cada uno piensa que es el único “vivillo”, y supone, desde el vamos, que todos los demás son idiotas, que estaban a la espera que él llegara a tal o cual mercado para ordeñarlo, e irse con el dinero de los demás en una carretilla.

O que un trader novato apunta (y así lo plasma en sus planes) a obtener una rentabilidad del 60% anual, y bajo esos cálculos decide abandonar su trabajo actual, y hacer del trading su medio de vida.

De más está decir que de cada 10 proyectos de traders, solo 2-3 se mantienen a lo largo de un período de años suficientes para completar su formación. El resto no pasa de un fugaz intento.

Por supuesto, los fracasos no aparecen siempre en las estadísticas. Muchas veces se encubren bajo autoengaños, donde el abandono se disfraza de decisión, y no cuenta como fracaso.

“Me ofrecieron otra cosa mejor”, “Gané mucho dinero, pero era muy estresante” o “Voy a esperar que los mercados sean más favorables” son algunas de las frases que uno ya escuchó tantas veces que ya puede traducirlas mentalente como “Perdí todo”, o en el mejor de los casos, “Perdí demasiado, y lo que queda no me lo juego aquí ni loco”.

Los mercados tienen una fomidable característica: hacen humildes, a la fuerza, a inversores y traders.

Solo necesitan hacer uso de los eventos inciertos de la vida, para “bajarle el copete” a quienes se acercan a ellos con arrogancia y una sensación de superioridad.

Y, al ser un juego “Suma Cero” (cuando alguien compra y gana, del otro lado alguien vendió y perdió), no hay mucha posibilidad de autoengaño.

Los mercados son un gran espejo.

Y quien sabe apovecharlo, no solo podrá hacer de ellos, quizás, su medio de vida, sino que – a mi humilde entender mucho más importante – podrá profundizar su autoconocimiento, y, en ese mágico proceso transformador, dejar que emerja, libre, su verdadero ser.

Tiempos modernos.

Ni mejores ni peores.

Misma naturaleza. Misma miopía. Misma problemática.

Expectativas excesivas. Poca predisposición a aprender y a realizar los esfuerzos necesarios. Creencias mágicas. Irracionalidad.

Y, como hace miles de años dijo el Buda, entendiendo con claridad cuál es la enfermedad, la aplicación del remedio adecuado ya es natural.

Anoche, algunos soñadores “esperaban” el SPX vuelva hoy a remontarse arriba de los 1100, y discutían con otros con bastante soberbia.

Pero Mr.Market tenía decidido otra cosa. Y parece que vamos para el otro lado, y con bastante energía.

Enjoy.

Gustavo.

21 Ene 10: We have all the Time in the World

Ene 21, 2010

Lo dice Joseph Stiglitz. Premio Nobel de Economía.

Lo dice Warren Buffett. El mejor inversor de todos los tiempos, y, a la sazón, nuestro Maestro.

Y lo dicen muchos más.

La recuperación no será simple, ni fácil. Llevará su tiempo, y tendrá enormes desafíos. Dificilmente sea una recuperación “V shaped”.

Pero a los toros parece no importarles.

Están hipnotizados. Sumergidos en un mar de ilusión . Encantados por el dulce sonido de las sirenas: “buy, buy, buy…”.

Ni siquiera el pequeño susto de ayer los auyentó, y hoy ya reaparecen para seguir comprando como si todo estuviera regalado.

No tienen noción del riesgo. No pueden permitirse quedar fuera de la fiesta (que, probablemente, terminó hace mucho, y solo quedan los restos, y lo que algunos comienzan a devolver…).

Pero esto es así.  Y seguirá siendo así. La historia lo demuestra en las burbujas de los siglos XV o XVII.

Mr.Market fue, es y será irracional, y nunca se despegará de la horda. Es su naturaleza.

Nosotros tenemos todo el tiempo del mundo (*).

Y los toros pueden, a veces, por su imprudencia, terminar pastando bajo el agua, y siendo un bocado para los cocodrilos.

Hoy a las 8.30 am EST fluirán los datos de desempleo, y a las 10 am EST los indicadores líderes.

Enjoy.

Gustavo.

(*) We Have All the Time in the World

We have all, the time in the world
Time ENOUGH for life
To UNFOLD
All the prescious things
Love has in store

We have all the love in the world
If that’s all we have
You will find
We need nothing more

Every step of the way
Will find us
With the cares of the world
Far behind us

We have all the time in the world
Just for love
Nothing more
Nothing less
Only love

Every step of the way
Will find us
With the cares of the world
Far behind us
Yes

We have all the time in the world
Just for love
Nothing more
Nothing less
Only love

Only love